No digas ni en broma que no puedes

Nuestra mente consciente, también llamada consciencia es pequeña comparada con la grandeza de nuestra mente inconsciente, aquella que registra todo pero de lo cual, no somos conscientes. Nuestra mente consciente filtra aquello que nuestro cerebro cree que es relevante para nuestra supervivencia y lo que define que se filtra y que no, hacia nuestra consciencia, sin nuestras creencias.

Lo curioso es que nuestras creencias se instalan en nuestra mente inconsciente a la manera de certezas y verdades que muy pocas veces cuestionamos, y estas verdaderas “estructuras de la personalidad” van definiendo nuestra forma de observar el mundo y la manera en que finalmente nos va en la vida.

La vía más certera para instalar estos verdaderos filtros de la mente humana, es través del lenguaje. Efectivamente los seres humanos al pensar literalmente nos hablamos y cuando nuestras conversaciones internas se nos escapan de control, pueden generar un daño enorme en nuestra autoestima, nuestras relaciones y nuestra vida entera.

Se trata de nuestras declaraciones. Sentencias que nos decimos internamente respecto de nosotros mismos y el mundo y que, sin darnos cuenta, van afectando nuestra estructura interna instalando creencias que nos hacen daño y que quedan en nuestro inconsciente como un verdadero mandato

Es por lo anterior que resulta tan relevante prestar atención a los mensajes que sin darnos cuenta nos enviamos. Es más, cuando sin mayor seriedad sentenciamos en nuestras conversaciones (internas o externas) situaciones que para nosotros o nuestra vida pueden ser dañinas, estamos sin percatarnos instalando decretos que nos podrían afectar. De estas reflexiones es que resulta crucial poner especial atención a los mensajes hacia nuestros hijos pues, podrían quedar irremediablemente instalados en sus frágiles mentes.

Los antiguos toltecas, de acuerdo a lo que nos comenta el autor del notable libro “los cuatro acuerdos”, le llama a esto “impecabilidad en el lenguaje”. Tener siempre plena consciencia de lo que nos decimos y hablamos a los demás pues, de acuerdo al autor, el lenguaje tiene la particularidad de impactar positiva o negativamente las mentes de quienes nos escuchan y las nuestras propias. Es el hechizo del lenguaje. La magia de una poderosa herramienta que los seres humanos tenemos a nuestra disposición para utilizarla en nuestro propio bienestar pero, dado que desconocemos de su poder, nos volvemos peligrosos pues no vemos el real poderío de nuestra mente ni de nuestras palabras, y el cerebro … es una máquina espectacular que tiene una particularidad, recibe tus instrucciones y las aplica, sin importarle si es beneficioso para ti o no, solo realiza las ordenes recibidas.

Te invito a indagar con mayor profundidad en ti mismo en nuestro muy próximo Mastery Primavera 2015, a realizarse en el hotel Sheraton Four points de Santiago, los días 19, 20 y 21 de este mes.

Una hermosa semana todos y… a hablarse con impecabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?